sábado, 16 de febrero de 2013

Capítulo 31

Almudena la convenció para salir a tomar un café, la llegada inminente de los exámenes la tenía agobiada y casi no salía, era Hugo el que se escapaba a cualquier hora con cualquier excusa para verla. Laura sonrió al pensar en él "¿qué estaría haciendo?" lo imaginó tumbado en la cama leyendo despreocupadamente, "que suerte tenía de que su carrera fuera más light aquel cuatrimestre", suspiró, terminó de arreglarse y salió a la calle.
--------------------------------------------------------
Aproveché el momento en que salió con Almu para subir al piso y ponerme manos a la obra, la lasaña necesitaba su tiempo y de eso se encargaría mi amiga. Cuando metí el recipiente en el horno, puse la mesa, avisé a Almu de que se despidiera ya y me cambié de ropa. Oí el ascensor justo cuando colocaba la comida en la mesa y encendía las velas, le dí al play y una suave música llenó el silencio roto por la llave al introducirla en la cerradura.
--------------------------------------------------------
"¿Qué era aquel olor? ¿Y esa luz? ¿Y esa música?" entró al salón y allí estaba él, sonriendo con unos pantalones mostaza, una camisa azul y sus náuticos; tenía una rosa en la mano, se acercó a ella y dijo:
 - Felicidades cariño.
Estaba alucinando, ni en sus mejores sueños podría haber imaginado aquel momento, lo había preparado todo con muchísimo cariño, cuidando cada detalle. No le salían las palabras así que simplemente se lanzó a su cuello y lo besó.
 - Gracias Hugo - se le habían saltado un poco las lágrimas - me encanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario